Archivo para Viajes

Reclamar tus derechos ante las cancelaciones de vuelos.


Esto es un copy-paste de la información que me ha enviado FACUA, al cual estoy suscrito desde hace tiempo, más o menos desde que me harté de que me tomaran el pelo continuamente:

FACUA-Consumidores en Acción ofrece a los pasajeros afectados por las cancelaciones de vuelos como consecuencia de la huelga encubierta de controladores aéreos información sobre sus derechos y cómo reclamar.

1. La compañía aérea y también la agencia de viajes en caso de que contrataras el vuelo dentro de un paquete turístico, deben ofrecerte, si es posible, un medio de transporte alternativo al vuelo cancelado. En caso contrario o si la fecha de éste ya no te interesa, puedes exigir la devolución del importe íntegro del billete.

2. Si no te reubica en otro medio de transporte pero es viable, puedes contratarlo por tu cuenta y exigirle que te devuelva el importe del billete. Si el transporte alternativo es más caro que el billete, también tienes derecho a reclamar a la aerolínea o a la agencia de viajes el sobrecoste que hayas sufrido.

3. Si pierdes la conexión con otros medios de transporte, la compañía aérea o la agencia de viajes deben gestionar y asumir el coste de los nuevos billetes para garantizar que llegas a tu destino. En cualquier caso, contacta con la compañía de autobuses, trenes o aerolínea para avisar de la pérdida y solicitar la anulación o sustitución del billete, por lo que no te pueden cobrar penalización alguna. Si no te ha sido posible contactar, por ejemplo porque no ha existido un plazo de tiempo suficiente para hacerlo, la aerolínea de tu vuelo cancelado o la agencia de viajes tendrá que asumir el coste del transporte que pierdas.

4. La comida y bebida que tuvieses que comprar durante la espera debe abonártela la compañía aérea o la agencia de viajes.

5. Si estás en una ciudad distinta a la de tu residencia, la aerolínea o la agencia de viajes tiene que asumir los gastos de hotel.

6. La compañía aérea o la agencia de viajes también deben abonarte tus gastos en bienes de primera necesidad como jabón, cepillo y pasta de dientes, ropa interior… si tu equipaje ya había embarcado.

7. Debes presentar tu reclamación a la compañía aérea o la agencia de viajes a través de una hoja de reclamaciones (la aerolínea tiene que entregártela en su ventanilla del aeropuerto, mediante una carta o correo electrónico.

8. Puedes presentar la reclamación por tu cuenta o a través de FACUA, si eres socio de pleno derecho (asociate.facua.org).

9. A la reclamación deberás adjuntar, sobre la marcha o como documentación adicional a posteriori, copias de las facturas o tiques de las compras y contrataciones que hayas debido realizar durante la espera, además de los billetes de otras empresas de transportes si has perdido las conexiones.

10. Si la compañía aérea o la agencia de viajes no te contesta o lo hace negándote tus derechos, presenta una denuncia ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (contra la aerolínea) y/o las autoridades de Consumo de tu comunidad autónoma.

https://www.facua.org/es/facua.php

MI VIAJE A LA INDIA.4 ¿Dónde está el Panchen Lama?

Tras la charla de aquél tibetano antiguo preso político por China, tomé conciencia del gran problema espiritual al que se enfrenta su pueblo.Sentí una profunda pena por ellos y por la filosofía de vida con la que tengo más afinidad, el Budismo.Entendí por qué las calles de Mcleod Ganj estaban llenas de velas junto a la imagen de aquél niño.Era el Panchen Lama, el preso político más joven de la historia, raptado por el gobierno chino en mayo de 1995 a los cinco años de edad.Y también comprendí por qué había pancartas con los  aros olímpicos en forma de esposas, pues como todos sabemos, los tibetano lanzaron una ofensiva contra China mediante manifestaciones en los JJOO de Beijin, que venían planeando desde hacía tiempo.Todos vimos las replesarlias de los militares chinos, apaleando a unos monjes budistas arrastrados por la ira y la impotencia de ver como su milenaria cultura budista llega a su fin.Ver a las personas más inofensivas y pacíficas del mundo tornarse agresivas escenifica a todas luces el camino por el que nos llevan los intereses políticos del planeta, hacia la autodestrucción del ser humano y sus culturas.

El gobierno chino, no satisfecho por tener el control del Estado tibetano tras la invasión de 1950, impulsado por sus ansias de poder sobre este pueblo se propuso gobernar también su espiritualidad capturando al niño Gendun Chokyi Nyima, reconocido por la primera autoridad del budismo, el  Dalai Lama, como la undécima reencarnación del Panchen Lama.Gendun desapareció junto a su familia y nada se ha vuelto a saber de ellos.

El gobierno chino niega cualquier implicación en  su desaparición, sin embargo desde China eligieron a otro niño como el legítimo Panchen Lama.Obviamente el pueblo tibetano lo rechaza, pues la única persona que puede reconocer la reencarnción del Panchen Lama es el Dalai Lama, y ya lo hizo reconociendo al desaparecido Gendun.

Para que os hagais una idea de por qué el budismo puesde estar llegando a su fin os haré un pequeño resumen de lo que significa el Panchen Lama.

Como he dicho anteriormente e imagino que muchos ya sabreis, el Dalai Lama es la primera autoridad del budismo, siendo la segunda el Panchen Lama.De sobra es sabido que los budistas creen en la reencarnación.Bien, el Dalai Lama es la única persona que puede reconocer en quien se ha reencarnado el Panchen Lama, que a su vez debe recibir la educación e instrucción necesaria para que éste pueda reconocer la reencarnación del nuevo Dalai Lama.Es un círculo milenario que mantiene en pie las bases más fundamentales del budismo.Así pues, si el Panchen Lama está desaparecido,perdiendo así la educación que necesita, y se le sustituye por un falso Panchen Lama; quién va a reconocer la próxima reencarnación del Dalai Lama?. Es así de triste.La desaparición del budismo está verdaderamente cerca.

Con esta reflexión comencé mi descenso desde las faldas del Himalaya hacia Delhi.Me sentía muy apenado.

Antes de finalizar mi extraordinario viaje, tenía que cumplir una promesa que le hice a mi buen amigo Bola, fiel seguidor del hinduísmo y el budismo.Me alojé en Rishikesh, capital mundial del yoga, también conocida por la visita que los Beatles hiciceron a un famoso yogi llamado Maharishi Mahesh.Allí se encuentra una de las fuentes del rio Ganges cuyas aguas son consideradas sagradas por el pueblo hindú.A ellas acuden para beber y darse baños sagrados que según sus creencias purifica el espíritu.Así pues me dirigí hacia las aguas, dónde recogí la cantidad que se puede guardar en una botella de plástico para llevársela a Bola.Los indis que tenía alrededor me animaron a no desaprovechar el privilegio de tener la oportunidad de bañarme en el Ganges, así que accedí y me congratulé con ellos.

Tras muchas horas de viaje para regresar a Mumbay y poner rumbo a España, a día uno de Julio me encontré de nuevo a mí mismo en un avión celebrando el mejor regalo que podría haberme hecho jamás en el día de mi cumpleaños.Un precioso viaje lleno de emociones, aventuras y enriquecido por una cultura fascinante que jamás olvidaré.

Desde aquí animo a cualquiera a embarcarse en un viaje que, tal y como habeis podido leer a través de los cuatro posts que le he dedicado, recordareis siempre por muy mala memoria que tengais y cuya esencia prevalecerá hasta el fin de vuestros dias en lo más profundo de vuestro ser.

Namaste !

shiva

MI VIAJE A LA INDIA.3

taj-mahal1

Atrás quedó Goa junto a  innumerables experiencias que siempre recordaré con mucho cariño.Marché a Delhi en vuelo doméstico con la intención de subir a las faldas del Himalaya, donde según me habían comentado existía un pequeño pueblo, McLeod Ganj, con una gran presencia tibetana en el que podría encontrar diversos talleres-escuela en los cuales recibir clases de cocina hindú y tibetana.Siempre me interesó mucho la cocina hindú, soy un fan de los currys, y que mejor modo de empaparse de una cultura que a través de su gastronomía.

Viajé en tren desde la capital indi dirección norte hasta donde terminaba la vía férrea del país en aquél punto cardinal.Llegué a la estación de Deradum sin más información,bajé del tren mucho más cargado de equipaje del que llevé a Goa, quizá por esto y por la presión atmosférica de encontarme a casi dos mil metros de altura me sentí bastante fatigado.Me senté en un banco y por vez primera en mi viaje me sentí bajo de energías y muy perdido.Divisé un punto de información, pero estaba repleto de indis haciendo una cola que no parecía avanzar y me dirigí a un  militar que hacía guardia para preguntarle por orientación, pero no hablaba nada de inglés y parecía poco colaborador.No sabía como salir de allí ni en qué dirección hacerlo.Por suerte topé con la única persona blanca que parecía haber en aquél lugar,un chico escocés que aparentaba encontrarse en las mismas circunstancias y entre los dos conseguimos dar con una parada de autobuses.Sin tener mucha certeza de cuanto duraría el trayecto o de si llegaríamos a algún lugar donde pudiera continuar el viaje hasta el pueblo prometido subimos a un autobus que parecía haber sobrevivido desde los años 50 en dirección a Shimla.La distancia entre Deradum y Shimla,creo recordar que era de escasos doscientos km.Tardamos cerca de siete horas, y si anteriormente comentaba la precariedad de las carreteras en el trayecto de Mumbay a Goa, las que encontré en el camino hacia el Himalaya eran escalofriantes.El ancho de un arcén repleto de socavones no llegaba a los cuatro metros.En muchos tramos el camino era de piedras y tierra, y en gran parte, la subida era en forma de caracol.Cuando ví los escasos 15 cm que separaban las ruedas del bus de un enorme precipicio me agarré al asiento que tenia delante y apreté bien fuerte los dientes.Cada vez que nos cruzábamos otro vehículo ya no sabía que más apretar!, pero eso era la aventura y afortunadamente lo puedo contar hoy!.

En Shimla encontré un bonito pueblo de montaña lleno de amenazantes primates curtidos en el arte del hurto y turistas indis celebrando la fiesta local.Fue alentador encontrar un lugar de información turística en el que poder planear el resto del trayecto hacia McLeod Ganj, pero antes quise pasar unos días conociendo el lugar, y ya que había pasado el mal trago del bus con aquél chico escocés, alquilé con él una habitación para economizar la estancia.

Por vez primera pasé frío en la India.La temperatura era bastante baja y por la noche había que echarse la manta encima.Paseando encontré a mucha gente que preparaba viajes en grupo  hacia la montaña,me sentí muy tentado, pero no llevaba equipo necesario para ello y preferí administrar mejor las pocas rupias que me quedaban para el resto del viaje.

El que se había convertido en un pasajero compañero de viaje enfermó.Dios mío, como podía vomitar tanto!.Se conoce que comió o bebió lo que no debía y se pasó tres días echando por la boca los intestinos.Así que pasé más tiempo del que deseaba en Shimla.No me parecía ético dejarle allí tirado de aquel modo,así pues cuidé de él hasta que se recuperó.Le dejé subido a un bus en otra dirección y me puse en marcha hacia Dharamsala,el último escollo hasta McLeod Ganj.Al llegar allí hice equipo con una pareja de norteamericanos y pagamos a un lugareño para llevarnos con su coche hasta el pueblo.Por fin llegaba a McLeod Ganj! donde me esperaba Karen, una encantadora amiga keniata que hice en Goa.Me acogió en su habitación y me hizo una introducción al lugar.

Efectivamente la presencia tibetana era predominante en un pueblo que básicamente constaba de un km y medio de  estrecha pendiente  con edificios a los lados llenos de carteles anunciando talleres de todo tipo, cocina, pintura, flauta, yoga, confección, idiomas y un largo etc.Era perfecto! Por primera vez  traté con unos monjes budistas que desprendían una paz y una armonía difícil de encontrar en occidente.Pronto entendí por qué existía aquella afluencia de tibetanos en un pueblo indi.La mayoría eran refugiados que habían escapado de la represión china en Tibet.La gran sorpresa que me llevé fue saber que justo en este pueblo estaba el monasterio y la casa del exiliado Dalai Lama.

Me inscribí en dos talleres de cocina, hindú y tibetana respectivamente, en los cuales aprendí a grandes rasgos las artes de cada gastronomía y conocí entre otros a una extraordinaria pareja de madrileños, Arturo y Mariana, que dejaron todo para viajar por Asia durante un año.Me agradó mucho intercambiar impresiones con los únicos españoles que encontré en todo el viaje.Regresé a España por unos instantes e incluso celebramos la Liga que le había ganado una semana antes el Madrid al Barcelona de forma apoteósica.Pero sobre todo me queda un gran recuerdo de las interesantísimas conversaciones con Arturo,profesor de filosofía y hombre de mundo.

En el próximo y último post acerca de mi viaje hablaré casi exclusivamente del conflicto que existe en el pueblo tibetano,pues asistí a una charla de un antiguo preso político de China, en la cual tomé conciencia del gran problema al que se enfrentan desde hace más de cincuenta años y que no solo ha dejado al pueblo tibetano sin un Estado propio desde la invasión de China en 1950 sino que además puede acabar con una filosofía de vida milenaria,el Budismo.

dancing-shiva1

MI VIAJE A LA INDIA.2

taj-mahal1

Tras más de 13 horas de viaje en un autobús cama llegaba a Goa,pequeño estado situado a 400km de Mumbay.Parece demasiado tiempo para recorrer 400km,pero si conocierais el estado de las carreteras de India,daríais las gracias tan solo por haber llegado a destino sano y salvo.Atrás quedó el bullicio de Mumbay,la selva y la tranquilidad de los pueblos de Goa era justo lo que necesitaba para asentarme y planear el resto del viaje.

Antes de bajarme del autobús ya había un indi a bordo ofreciendo un taxi.Tan pronto me divisó se apresuró a cogerme la mochila haciéndome suyo ante el resto de taxistas.Era Krishna,un señor verdaderamente amable y espabilado,dispuesto a llevarme al último rincón del estado por un generoso puñado de Rupias.Así pués recorrimos varios pueblos y alojamientos hasta  llegar a Calangute,donde finalmente me alojé.Me despedí de mi amigo Krishna tras agradecerle su paciencia,intercambiamos teléfonos y nos deseamos buena suerte.

Una vez instalado salí a inspeccionar el terreno.Enormes palmeras levantadas sobre un suelo arcilloso y rojizo me daban las primeras impresiones acerca de la vegetación del lugar.La humedad era mayor,pero los sudores se pasaron tan pronto dí con la primera playa!.La gente de Goa vestía en su mayor parte al estilo occidental,no era extraño,pues este estado había sido colonia portuguesa hace escasos 40 años.Se notaba una gran presencia católica,iglesias coloridas al estilo portugués y motivos cristianos predominaban sobre los hindús a primera vista.Enseguida me dí cuenta de que en Goa sin una moto no eras nadie.Los pueblos son muy pequeños,cercanos unos a otros y el transporte público era casi inexistente.Así que, tan pronto regresé a mi alojamiento pregunté dónde podría alquilar una.Me introdujeron a Simon,un chaval majísimo que,entre otras cosas,se dedicaba al alquiler de motos.Negociamos el precio de una preciosa Enfield roja de 250 cc,que nunca olvidaré.Nunca había pilotado una moto de marchas,pero no fué ningún problema,al contrario.Puedo decir que aprendí a conducir con marchas en Goa!.Al principio me intimidaba la forma de conducir de los indis,no veía un solo semáforo y las señales de tráfico brillaban por su ausencia.Sin embargo,tan pronto me incorporé a la circulación comencé a fluir en ella sin problemas.No tuve ni un solo susto.

Goa es muy conocida por ser el lugar hippie por antonomasía de la India y la cuna mundial del Trance.Todavía quedan viejos hippies de los auténticos  viviendo allí .También es un destino para muchos occidentales en busca de grandes fiestas,mayormente británicos que van a perder la cabeza por allí durante un tiempo.Afortunadamente,la temporada alta había quedado atrás y el turismo que se veía era puramente indi.Familias enteras procedentes de grandes ciudades en busca de calma.Así pues,junto con los hippies de toda la vida y algún perdigón perdido más  yo era de los pocos blancos que pululaban por allí.

Más que encantado con mi Enfield, la extrema amabilidad de los lugareños, los paisajes selváticos  llenos de arrozales y templos hindús,y embriagado de un enorme espíritu aventurero pasé cerca de tres semanas recorriendo todos y cada uno de los pueblos de Goa.Más tiempo del estimado a priori.Incluso me planteé quedarme allí para comenzar una nueva vida.Cada día trazaba una nueva ruta en busca de templos y cuevas budistas por explorar y siempre regresaba a casa con varias experiencias nuevas que redactar en mi Moleskine.

Es curioso,pero a pesar de haberme embarcado en este viaje sin compañía,jamás me sentí solo.Los indis te hacen sentir como uno más.Son las personas más cercanas que jamás haya conocido.Cuando perdía mi orientación entre un pueblo y otro,paraba para preguntar,y aunque algunos no hablaran inglés,hacían todo lo humanamente posible por entenderme y ayudar.Muchas veces se montaban en mi moto sin previo aviso y me señalaban con el dedo la ruta a seguir.Cuando llegábamos al lugar se apeaban,me daban una última indicación y me agradecían el viaje!.Una vez,buscando unas recónditas y antiquísimas cuevas budistas,paré a preguntar a un señor que estaba labrando una tierra.Ni corto ni perezoso dejó de faenar para arrancar su moto y pedirme que le siguiera hasta ellas.Parece que ni él mismo estaba seguro de dónde se encontraban exactamente pero aún así se decidió a ayudarme.Tras varios kilómetros paró en la casa de otro señor,habló con él y éste a su vez se montó en la moto y finalmente llegamos hasta ellas.Jamás pensé que alguien podría ayudarme de una forma tan cariñosa y desinteresada.

Sin ninguna duda,con todo lo que se puede ver y experimentar en la India,el mejor recuerdo que tengo es el de sus gentes que,a pesar de vivir en la extrema pobreza,se muestran muy felices y agradecidos.La fraternidad palpable que se vive tanto para con ellos mismos como para los forasteros es digna de mención.La viloencia a penas aparece en su forma de vida y con la gran diversidad de culturas y religiones existentes en sus pueblos,los incidentes que se puedan producir son escasos y muy puntuales.

dancing-shiva

MI VIAJE A LA INDIA.1

taj-mahal

El 22 de Mayo de 2007 me encontré a mí mismo a bordo de un avión con destino Mumbay(antes llamado Bombay).Con una mochila provista de muchos medicamentos,un pequeño neceser, algo de muda limpia,una Lonley Planet y mi Moleskine literario como cuaderno de bitácora.Aunque el verdadero peso de aquella mochila no era tangible.

Mi deseo por conocer India venía de mucho tiempo atrás.Siempre me fascinó la cultura hindú,y un cúmulo de circunstancias personales me llevó a tomar la decisión de embarcarme en lo que sería el mayor viaje de mi vida hasta ahora.

Tras una dolorosa  serie de fracasos sentimentales,desencuentros familiares y profundas dudas existenciales,me impulsé a mí mismo a la aventura mediante un buen pellizco en el trasero.Así pues,tras un montón de vacunas y papeleos,sin pensarlo demasiado,puse los piés en aquél fascinante país que recordaré hasta el final de mis días.

Por esas fechas,la mayor parte de la India  esperaba la llegada del Monzón,época de lluvias torrenciales y máxima humedad. Nada más salir del aeropuerto internacional de Mumbay sentí como una envolvente ola de calor extremadamente húmedo me daba la bienvenida al país.No me fué difícil encontrar un taxi para dirigirme a mi primer cobijo,ya que fuí avasallado por decenas de sonrientes indis dispuestos a llevarme hasta el fin del mundo.Mi apariencia de “guiri” con cara de dólar no pasaba en absoluto desaprecibida.

El trayecto desde el aeropuerto me sirvió para tener la primera percepción acerca del funcionamiento del universo hindú.El panorama era bastante desolador.Cientos de personas malviviendo en las calles.Mucha gente tirada en el suelo,tullidos arrastrándose para moverse de un lado a otro,y un completo caos en las carreteras,llenas de gente,vacas,perros,coches y motos moviéndose todos a la vez sin aparente orden.El sonido de los claxons parecía ser la única manera de conciliar el tránsito.Ruido,mucho ruido.Olores a muchedumbre y especias.Parecía una locura circular por esas carreteras sin a penas semáforos,pero no ví un solo accidente.Los coches pasaban a centímetros los unos de los otros,comunicándose con el claxon.Algunos parecían increpar a otros dando voces y agitando las manos,pero  en realidad me di cuenta de que no discutían por pasar uno antes que el otro,sino que se ayudaban desinteresadamente para salir del atasco.

Me alojé en un pequeño hotel cercano a la principal estación de trenes y autobuses de la ciudad  con la intención de poner al día siguiente rumbo a Goa.Pagué un precio demasiado caro por aquella primera noche,pero ya era demasiado tarde para seguir buscando algo más económmico y, honestamente,estaba más perdido que un ajo.Realicé las llamadas pertinentes para la tranquilidad de mis seres queridos y degusté un primer pollo tandoori para reponer las fuerzas minadas tras 14 horas de viaje que aún saboreo en mi recuerdo.Allí inaguré mi cuaderno de bitácora con los primeros pensamientos del comienzo de mi particular aventura,los cuales recuperaré mediante varios post en este blog desde un punto de vista más digerido y maduro.

dancing-shiva1