Cáceres, mírame y no me toques.

Así es mi querida ciudad, como una joya que se guarda con recelo en una caja bajo llave para ser utilizada en contadas ocasiones.

Recuerdo a mi abuela, aquella “abuela María” española, y universal, que me decía: hijo, esta camisa nueva que te han regalado, no la utilices, guárdala bien. Ella era tan humilde como la mayoría de las abuelas de aquella castigada generación, sin embargo tenía en el armario ropa nueva, atuendos, accesorios y utensilios por estrenar desde hacía años.Siempre utilizaba lo más convencional, lo suficiente para el día a día, solo por ese afán de guardar las cosas más nuevas para ser utilizadas váyase usted a saber cuándo, o quizá a la espera de formar con todo ello el ajuar para su hija. Cosas de antaño.

Así es el casco histórico de Cáceres, como una prenda de ropa bonita, bien conservada y encerrada en el armario esperando a ser utilizada.

Los propios ciudadanos de Cáceres desconocen la mayoría de sus monumentos y encantadoras callejuelas llenas de historia y cultura.A penas se ve a la gente de aquí paseando por sus evocadoras calles, salvo en un par de ocasiones al año, durante el festival multicultural Womad y  en  Semana Santa.

Tres restaurantes, un par de hoteles en construcción y una o dos tiendas de artesanía conforman los leves latidos del corazón de una Ciudad Histórica que merece más, mucho más.

Poco a poco se va consiguiendo abrir al público  torres, casas palaciegas y aljibes,pero con mucha dificultad y tras años de pugna entre ciudadanos, ayuntamiento, señoritos con títulos nobiliarios(que aún los hay), y clero.

Cáceres conforma el tercer conjunto histórico mejor conservado de Europa según la UNESCO, pero de poco o nada nos sirve a los cacereños gozar de algo tan importante si además de no saber valorarlo, no se permite apenas dar vida a su conjunto monumental.

He tenido la fortuna de residir en ciudades como Londres o Barcelona, y gran parte de su encanto se encuentra en esa amalgama que se logra al conjugar lugares históricos con aires modernos. Lugares que realzan su valor histórico  dándole vida con nuevas propuestas. A más de uno le sonaría cuanto menos chirriante esto de modernizar lugares históricos, máxime en Cáceres.

Bajo mi punto de vista, si se permitieran actividades comerciales por las antiguas calles de Cáceres otro gallo nos cantaría, pero de momento hemos de conformarnos con sus contados restaurantes y las pocas actividades que se llevan a cabo durante el año.

1 comentario»

  eleklektiko wrote @

Uno que lleva aquí toda su vida te entiende a al perfección, y viendo lo obvio que resulta salvar la ciudad de su indignante sopor y tedio (no hace falta irse tan lejos como a Londres o Barcelona cuando vecinos cercanos como Salamanca llenan de vida sus calles de la parte antigua) uno llega a creer que no hay voluntad ciudadana ni política por cambiar la situación. Ojalá me equivoque y cambie esto para que tantos jóvenes preparados que surgene en esta ciudad no se vean obligados a emigrar a tierras lejanas como en su momento tuviste que hacer tú.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: