Aquél niño

Yo soy aquél niño, tímido y risueño de cabellos dorados, regordete y de ojos claros que ante la pasividad y egocentrismo de aquél que sembró la semilla llegó varado y ausente de su afecto hasta el día de hoy.

Yo soy aquél niño, adorado por aquél que sembró la semilla primera y que dio lugar a la misma que más tarde le engendró, a quién le debe su nombre y al cual  aún hoy  recuerda con desconsuelo  y le llama abuelo en el nombre del padre.

Yo soy aquél niño, que se hizo a sí mismo y que, cual muñeco de trapo, de  mano en mano iba buscando afligido entre unos y otros la figura irreemplazable de su creador.

Yo soy aquél niño, que entre paños de seda fina hacía las gracias de todos menos de aquél que nunca debió faltar.

Yo soy aquél niño, tan amado y mimado por sus guardianes, hoy ausentes por el inexcrutable paso del tiempo, y que gracias a su inconmensurable labor, aquél niño, lejos de caer en la desdicha y la amargura eterna, se convirtió en ese intenso sentimiento del ser humano que llaman amor.

Yo soy aquél niño, retraído y desgarrado  por espinosos  interrogantes  que un buen día  decidió olvidar y eliminar de su alma  para poder seguir  su camino y encontrar sus propias respuestas en el rincón de la felicidad.

Yo soy aquél niño, que sin rencor anhela sembrar su propia semilla y dar todo aquello que a él se le negó.

Yo soy aquél niño, que hoy juega a ser mayor y que escribe desde sus entrañas en aras de poesía con el corazón en la mano y rebosante de amor.

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: