Can Paixano

Oficialmente es primavera! Y esta mañana, los agradables rayos de sol me han despertado como si quisieran acariciarme. Hey chaval! que ya es primavera! no lo notas!? Respira hondo y con calma, escucha a los pajarillos, siente el brillo del sol parecía decirme el radiante amanecer!!

Así que he salido con mi chica a dar un agradable paseo por el puerto y la playa de la Barceloneta, llegando finalmente  hasta una maravillosa bodega llamada Can Paixano.Un lugar cañí, con solera, de aquellos que rezuma tradición, con costillares de cerdo ahumado colgando de su bóveda, jamones y choricillos esperando a alcanzar su punto óptimo de curado.Este lugar único data de los años treinta y siempre ha sido regentado de generación en generación por una misma familia.Ellos mismos producen un sublime vino achampañado, rosado y blanco, que acompañan con una gran variedad de entrepanes de morcilla, chistorra, chorizo y queso entre otras muchas cosas.Todo a un precio increiblemente popular!. El ambiente que se respira en Can Paixano es muy turístico, siempre está llenísimo, pero no es un lugar en el que la gente se limpie la comisura de la boca con la punta de la servilleta.Aquí se tira la servilleta de paple al suelo, y está bien visto.Esto no quiere decir que la gente sea poco educada, al contrario, y el servicio es de lo más correcto, este es el encanto de Can Paixano.Pero lo más grato de nuestra incursión a esta bodega ha sido encontrarnos en la barra a un señor muy mayor que se estaba hincando él solo una botella de rosado acompañada de una tapa de morcilla asada y otra de queso.Nos ha llamado mucho la atención, un hombre muy robusto, con cara curtida y dos relojes de aquellos antiguos que llevan los abuelos en la misma muñeca.Parecía un señor solitario, con la vida más vista que otra cosa y completamente a su rollo.Le he hecho un intencionado comentario en voz alta a mi chica para ver si podía provocar una conversación con él,parecía tan entrañable, y enseguida se ha girado para hablar con nosotros con una pausada berborrea de castellano antiguo.Nos ha contado de todo acerca del lugar y de la vida, ha compartido sus tapas con nosotros y le hemos correspondido con una copita más de achampañado.Desde que abrieron Can Paixano ha sido un incondiconal, y a sus 80 menos 1 años de edad (según nos ha dicho él) dice que no ha cambiado ún ápice desde su inaguración.A todo le ponía una mostaza de la casa, le rechiflaba esta mostaza, hasta en el queso la ponía,  y el motivo por el cual llevaba dos relojes en la misma muñeca es porque uno le da bien la hora y el otro le da bien la fecha del día.Cosas de persona mayor que te provocan una mirada cargada de respeto y  cariño.

En fin, ha sido un gran placer compartir el momento con este señor tan entrañable, y aún sin saber su nombre, cada vez que regrese allí me acordaré de él.Ójala llegue yo a su edad, con su salud y lleno de  historias que compartir con la gente jóven que esté dispuesta a escuchar y  mantener una conversación con una tapa y una copa de buen vino achampañado!

capote

1 comentario»

  eleklektiko wrote @

Qué grandeeeeee!!!! un reloj que de la hora y otro la fecha, simplemente genial el hombre!!!, cada día disfruto más escuchando a los mayores que rezuman sabiduría o al menos vivencias…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: