Miércoles surrealista

Normalmente, los días de carácter surrealista suelen coincidir con el fin de semana, cuando uno sale de fiesta y se encuentra con situaciones inverosímiles.

Yo ultimamente salgo muy poco, así que imagino que por mi particular karma, por el destino que se ha escrito para mí o quizá debido a alguna fuerza oculta del más allá, me encuentro ese tipo de situaciones paradógicas y rocambolescas un miércoles cualquiera en una prueba de trabajo.

El martes recibí la llamada de una empresa de selección mostrando interés en concertar una entrevista en relación a una de las ofertas  de empleo de las muchas a las que me inscribo semanalmente.Apuntamos para el miércoles por la mañana y ahí se quedó la cosa hasta el día siguiente.Podeis imaginaros la inyección de moral que se siente con una llamada de índole laboral tras cuatro meses desempleado y un ínfimo número de tres entrevistas a lo largo de ese tiempo.Así pues, el miércoles me levanté dando un salto mortal, desayuné como un campeón, me puse pero guapo guapo y salí de casa CV en mano con la mejor de mis sonrisas dispuesto a comerme el mundo de Polo Norte a Polo Sur.Arranco la moto y tiro millas.Paro en un semáforo y en su transcurso observo a mi alrededor, es un día soleado, con buena temperatura, escucho a los pajarillos que aún consiguen elevar su canto sobre la contaminación acústica de la ciudad, parece que va a ser un buen día, todo parece ir a favor y me embriago de positividad cuando el coche que tengo estacionado justo detrás  me embiste atrapando mi guardabarros bajo su parachoque. Arrea! Miro hacia atrás y veo a un señor de unos 60 años con cara de impasible y sospechosa sonrisa.El tío no se ha dado ni cuenta de que ha soltado el freno y está machacándome el guardabarros.Le hago un gesto para que de marcha atrás y le invito a bajar del coche.Cago en la leche joía que voy a llegar tarde a la entrevista. No pierdo el humor y con muy buena educación hago frente al contratiempo.El señor se comporta como un caballero y arreglamos los papeles.Le despido sin rencor  aconsejándole más atención al tráfico.

Llego casi con media hora de retraso a la cita pero con los ánimos intactos.

Me entrevista un chico que por sus maneras parece poco preparado para los recursos humanos, y me cuenta que buscan un cocinero para un restaurante en la zona alta de Barcelona.Malos horarios y peor salario.Me explica bastante mal las condiciones, y yo sin cerrarme a nada le muestro una medio sonrisa y le explico bien todo lo referente a mi experiencia y preparación.Parece que el director anda evaluando a mi entrevistador, y en un alarde de maestría en gestion humana   interfiere en la conversación guiñando un ojo a su empleado hasta desplazarle para ocuparse personalmente del tema.Joven, bien trajeado, educado, serio, empático,cercano y persuasivo.El patrón de líder en RRHH.  Intenta venderme la moto y yo hago con que se la alquilo.Acepto hacer una prueba en el restaurante y me despido hasta nueva orden.

Con el guardabarros algo suelto y tras superar el primer escollo en mi camino hacia el  empleo me encargo de un par de asuntos y regreso a casa.Después de comer me siento en la salita relajado y comienzo a pensar en la oferta de trabajo y la prueba a la que me debo someter.A ver… de lunes a sábado, horario partido, 1100 euros de salario.Los dueños son rusos, pero me han dicho que por el restaurante no suelen ir y que tienen a un encargado ucraniano y una jefa de cocina, la carta es mediterránea, es un rte pequeño, muy tranquilo, con una ocupación de 40/50 comensales…Me hago más o menos una idea de lo que puede ser.Suena el teléfono y me dicen que la prueba es esa misma tarde a las 8, me dicen que incluso me pagan las horas de la prueba aunque no me dicen con certeza la duración.

Me pongo las pilas, echo el uniforme a la mochila, miro en el callejero la ruta para llegar, me inyecto otra dosis de positividad y tiro millas de nuevo.Llego al restaurante  sin incidentes y me recibe una mujer del este que no habla mi idioma.Espero en la puerta y llega un hombre con cara de ruso borrachín que si habla español, y con un acento simpático me invita a cambiarme en el vestuario.El restaurante está hecho sobre lo que era una casa colonial, varios pisos, mucha madera, decoración sobria, con motivos indígenas, grandes espejos y lámparas algo tétricas.

Me cambio y bajo a la cocina dónde encuentro al encargado ucraniano del que me habían hablado.Nada más ver la cocina me dan ganas de salir corriendo.Grasa por todos sitios, los fuegos negros y llenos de chorretones, un desorden generalizado, neveras sucias con productos mezclados.Vamos que aquello no pasaba ni la más mínima inspección de sanidad.Petre, el ucraniano está intentando dejar algunas cosas lista para la noche porque la jefa de cocina no ha llegado aún.Con un difícil acento del este intenta explicarme lo que necesitan, pero no me dice nada en realidad porque no lo sabe con certeza y me insta a esperar a la jefa de cocina que según me cuenta es la dueña.Le pregunto si puedo ayudarle en algo mientras ella llega pero me dice que ni él sabe bién lo que hay que hacer,así que le pregunto si le parece bien que vaya viendo dónde almacenan los productos, etc.A medida que voy descubriendo cosas me dan más ganas de salir corriendo.He visto cosas increíbles en la hostelería pero de aquello no tenía precedentes.Petre me dice que nos fumemos un cigarro.Ok, si a él le parece bien.Luego me invita a darme una vuelta por el restaurante para conocerlo.El camarero borrachín me hace un tour y descubro que la capacidad del lugar es de unas 150 personas(tres veces más de lo que me habían dicho en la empresa de selección), tiene varias salas privadas, me cuenta un par de chorradas y creo que no me invita a un chupito de vodka porque aún no hay confianza.Parece que los domingos también abren.Así me paso la primera hora y media hasta que llega la jefa de cocina,de nombre Catrina,también rusa, cargada con bolsas del super.Una belleza del este cuyos pechos superaban el volumen humano.No habla español y Petre hace de traductor.Sigo sin perder la sonrisa y empiezo a sentir que me han metido un ácido en la botella de agua que me han dado para tragar la situación.Petre me dice que Catrina no es cocinera ni es nada, que está sacando la faena hace dos meses porque sorprendentemente los cocineros que tenían han desaparecido todos en extrañas circunstancias y sin decir adios.Me dan ganas de preguntarle si los tienen en algún congelador escondidos.La cosa huele muy mal, y no es solo la cocina.Esto parece una tapadera de la mafia rusa.Sigo sin perder el humor y escucho a Petre.Catrina es la esposa del dueño,que está fuera de la ciudad,y  quiere en realidad un cocinero que se encargue de la gestión junto a un ayudante por el salario que me habían dicho.Un despropósito.Luego Petre habla con el jefe por teléfono y me cuenta que lo que quieren realmente es tener dos cocineros, uno por las mañanas de lunes a jueves y los fines de semana por la noche, y otro por la tarde.El salario 800 euros.De traca!

Les digo que a las 10 debo irme por un compromiso y me despido diciéndoles que hoy viernes les llamaría con una contestación.Ni si quiera les digo que me paguen las horas,total, no he hecho nada y no quiero discusiones.

A pesar de todo, cuando llegué a casa no pude hacer más que reírme de todo lo sucedido con mi chica.Tiene guasa la cosa.En mi situación, con la buena voluntad que llevaba y me encuentro con esto.Para mear y no echar gota!

Pero bueno, seguiremos peleando y con  buen humor!

De aquí a poco les llamo para decirles que se lo agradezco pero que no es lo que busco.Porque una cosa es estar necesitado de trabajo, y otra muy distinta someterse al surrealismo de un grupo de rusos poco serios que ni saben lo que quieren y cuya actividad es de dudosa legalidad.Lo mismo les digo que se tomen unas cervezas conmigo por el rato que me hicieron pasar y así me sigo riendo un rato.

Vaya tela!

2 comentarios»

  eleklektiko wrote @

Joder con la ilusión que me hubiese hecho tener contactos de primera mano en la mafia rusa… tío esos trabajos hay que cogerlos al vuelo, que si te portas bien y mantienes la boca cerrada seguro que se medra rápido, eso sí, todo en negro.

Imagínate la de tratos que hubieses visto cerrarse en salas VIP, alrededor de una botella de vodka y tú testigo de excepción…

Imagínate subiendo en el escalafón hasta ser “il consigieri” del Jefe, o el traductor, o su mano derecha…

Imagínate sacando un saco pesado con el pinche de cocina al callejón preguntándote todo el camino qué coño habrá dentro…

Imagínate…

  elfini wrote @

Sí, sí, imagínate que me encargan deshacerme de un tipo cuyo apodo es eklektiko…..jaja!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: