Archivo para enero 24, 2009

EL AVE FÉNIX

El Ave Fénix  (del griego Phoenicoperus) es una ave de la mitología que alimentó diversas doctrinas religiosas y del más allá, pues una de sus características principales es la de morir para renacer de nuevo con toda su gloria y esplendor.

Una ave del tamaño de un águila, de fuertes garras y pico, de plumaje rojo anaranjado y amarillo incandescente.Según algunos mitos vivía en la zona de Oriente Medio, India, Egipto y Norte de África.Dicen que este ave moría ardiendo y resurgía de sus propias cenizas.

Fué citado por el griego Heródoto, los sacerdotes egipcios de Heliópolis, los escritores latinos Séneca, Ovidio, Plinio el Viejo, Luciano y Claudio Claudiano o los crisitianos Pablo de Tarso, Epifanio de Salamina y San Ambrosio.phoenix_detail_from_aberdeen_bestiary

Miniatura del Ave Fénix de un manuscrito antiguo.

Según la leyenda cristianizada, el Ave Fénix vivía en el jardin del Paraíso y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada del ángel que les desterró surgió una chispa que prendió el nido del Fénix haciéndole arder con el ave dentro.Por ser la única bestia que se negó a probar la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones, siendo el más destacado la inmortalidad a través de la capacidad de renacer de sus cenizas. Cuando llegaba la hora de morir, hacía un nido de hierbas aromáticas y especias, ponía un huevo el cual empollaba durante tres días, y al tercer día ardía quemándose por completo reduciéndose a cenizas, de las cuales resurgía del huevo el mismo Ave Fénix única y eterna.Esto sucedía cada 500 años.

En el antiguo Egipto lo denominaban Bennu y fue asociado a las creencias del Nilo, a la resurrección y al Sol.Fue un símbolo del renacimiento físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación y la inmortalidad.Según el mito poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas.

Para San Ambrosio, el Ave Fénix muere consumido por el Sol, convertido en cenizas de las que renace. Habla de un gusano blanco que se aloja dentro de un huevo  y como si fuera una oruga se convierte en mariposa hasta  transformarse en águila celeste que surca el firmamento estrellado.

Para Heródoto, Plinio el Viejo y Epifanio de Salamina, esta sagrada ave solo existía en Egipto, apareciendo cada 500 años en la ciudad de Heliópolis llevando el cadaver de su padre sobre sus hombros para depositarlo a las puertas de Templo del Sol.

El Ave Fénix tiene sus representaciones también el la cultura china (Feng Huang), la japonesa (Hoo), la rusa ( Pájaro de fuego, que inmortaliza musicalmente Stravinsky), la hindú (Garuda), e incluso en la cultura india nativa norteamericana(Yel), y los Aztecas, Mayas y Toltecas(Quetzal).

ikkiYo tuve conocimiento del mito del Ave Fénix cuando era niño, gracias a una fascinante  serie de dibujos animados llamada Saint Seiya ( Los caballeros del zoodíaco) en la cual uno de los increíbles caballeros era representado por este Ave.Desde entonces sentí una gran curiosidad y afinidad por los dotes que le caracterizaba, transformado ahora en un valor que aplico a mi mismo: resurgir de las cenizas cada vez que uno muere por dentro.