MI VIAJE A LA INDIA.1

taj-mahal

El 22 de Mayo de 2007 me encontré a mí mismo a bordo de un avión con destino Mumbay(antes llamado Bombay).Con una mochila provista de muchos medicamentos,un pequeño neceser, algo de muda limpia,una Lonley Planet y mi Moleskine literario como cuaderno de bitácora.Aunque el verdadero peso de aquella mochila no era tangible.

Mi deseo por conocer India venía de mucho tiempo atrás.Siempre me fascinó la cultura hindú,y un cúmulo de circunstancias personales me llevó a tomar la decisión de embarcarme en lo que sería el mayor viaje de mi vida hasta ahora.

Tras una dolorosa  serie de fracasos sentimentales,desencuentros familiares y profundas dudas existenciales,me impulsé a mí mismo a la aventura mediante un buen pellizco en el trasero.Así pues,tras un montón de vacunas y papeleos,sin pensarlo demasiado,puse los piés en aquél fascinante país que recordaré hasta el final de mis días.

Por esas fechas,la mayor parte de la India  esperaba la llegada del Monzón,época de lluvias torrenciales y máxima humedad. Nada más salir del aeropuerto internacional de Mumbay sentí como una envolvente ola de calor extremadamente húmedo me daba la bienvenida al país.No me fué difícil encontrar un taxi para dirigirme a mi primer cobijo,ya que fuí avasallado por decenas de sonrientes indis dispuestos a llevarme hasta el fin del mundo.Mi apariencia de “guiri” con cara de dólar no pasaba en absoluto desaprecibida.

El trayecto desde el aeropuerto me sirvió para tener la primera percepción acerca del funcionamiento del universo hindú.El panorama era bastante desolador.Cientos de personas malviviendo en las calles.Mucha gente tirada en el suelo,tullidos arrastrándose para moverse de un lado a otro,y un completo caos en las carreteras,llenas de gente,vacas,perros,coches y motos moviéndose todos a la vez sin aparente orden.El sonido de los claxons parecía ser la única manera de conciliar el tránsito.Ruido,mucho ruido.Olores a muchedumbre y especias.Parecía una locura circular por esas carreteras sin a penas semáforos,pero no ví un solo accidente.Los coches pasaban a centímetros los unos de los otros,comunicándose con el claxon.Algunos parecían increpar a otros dando voces y agitando las manos,pero  en realidad me di cuenta de que no discutían por pasar uno antes que el otro,sino que se ayudaban desinteresadamente para salir del atasco.

Me alojé en un pequeño hotel cercano a la principal estación de trenes y autobuses de la ciudad  con la intención de poner al día siguiente rumbo a Goa.Pagué un precio demasiado caro por aquella primera noche,pero ya era demasiado tarde para seguir buscando algo más económmico y, honestamente,estaba más perdido que un ajo.Realicé las llamadas pertinentes para la tranquilidad de mis seres queridos y degusté un primer pollo tandoori para reponer las fuerzas minadas tras 14 horas de viaje que aún saboreo en mi recuerdo.Allí inaguré mi cuaderno de bitácora con los primeros pensamientos del comienzo de mi particular aventura,los cuales recuperaré mediante varios post en este blog desde un punto de vista más digerido y maduro.

dancing-shiva1

Anuncios

2 comentarios»

  eleklektiko wrote @

Allí debía haber aterrizado en su momento para descubrir aquel mundo contigo y al final no pudo ser. Qué gran pena me dio, pero miremos al futuro en busca de nuevos viajes y aventuras…

  El Fini wrote @

El viaje habría sido aún mejor si cabe con tu visita Eklektiko! Quizá el destino lo quiso de esta manera,pero como tu bien dices,miremos al futuro en busca de nuevos viajes y aventuras!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: